Noticias


Juan Berrozpe: Pinturas, asfalto y poesía en la Galería Éric Dumont

Juan Berrozpe: Pinturas, asfalto y poesía en la Galería Éric Dumont

/ Troyes Couleurs

>>

La mer, ça a toujours été un appel au voyage. Et le moins que l’on puisse dire quand on voit les peintures de Juan Berrozpe, peintre basque de San Sebastián, c’est qu’il y a dû en avoir des voyages. Loin des clichés, des scènes pittoresques de plage ensoleillée, l’artiste nous propose en effet de fascinantes vues de mégalopoles desquelles s’échappe une véritable poésie urbaine.

Habile dans ses perspectives, efficace dans ses compositions, Juan Berrozpe séduit surtout par la lumière qui habite ses œuvres et la maîtrise de sa palette de couleurs. Tons rouilles, gris colorés humides, phares de voitures brûlants : la ville respire l’asphalte mais aussi, curieusement, la sérénité. L’humain est bien en retrait dans ses paysages, mais les seuls portraits, ceux de chiens errants, représentent manifestement les tensions, puissances, voire les violences sous-jacentes. L’ambiance électrique semble ainsi répondre au gigantisme des buildings et il en résulte pour le spectateur beauté et poésie. Des œuvres mises brillamment en résonance par le galeriste Éric Dumont avec les superbes sculptures « raw art » de Gérard Cambon. Voitures rouillées, roller vintage détourné, les petits personnages du sculpteur habitent avec humour des objets d’antan et de bien drôles de créations. À découvrir à la galerie Éric Dumont, à Troyes, jusqu’au 8 mai.

>>

The sea has ever been a call to the journey. And the least we can say about Juan Berrozpe’s paints, a Basque painter of San Sebastián, it is that the man seems to have travelled a lot. Far from clichés, the pictures of sunny beach, the artist shows us indeed fascinating views of megalopolises from which escapes a real urban poetry.

Skillful in his perspectives, effective in his compositions, Juan Berrozpe seduces especially by the light which lives in his works and in the control of his color palette. Tones rusts, grey colored wet, ardent car headlights: the city inhales the asphalt but also curiously serenity. The human being is very set back in his landscapes, but the only portraits, those of stray dogs, represent obviously the tensions, the powers, even the violence, underlying. The electric atmosphere seems to answer to the gigantic size of high rises and it just results beauty and poetry.

Works splendidly combined by the gallery owner Éric Dumont with the magnificent raw art sculptures of Gérard Cambon. Rusty cars, diverted vintage roller, the small characters live funnily in former days objects and great creations. To discover to the gallery Éric Dumont, Troyes, until May 8th.


Exposición en Galerie Eric Dumont en Troyes (Francia)

Exposición en Galerie Eric Dumont en Troyes (Francia)

Del 28 de Marzo al 8 de Mayo, en la Galería Eric Dumont de Troyes (Francia).


Pintura en vivo en Kutxa Kultur Plaza (Tabakalera)

Pintura en vivo en Kutxa Kultur Plaza (Tabakalera)

/ kutxakultur.com

La semana del 4 al 10 de enero, el artista Juan Berrozpe trasladará su taller a Kutxa Kultur Plaza, en Tabakalera, abriendo al público sus procesos de creación.

Juan Berrozpe presenta una pintura al óleo hecha de emociones, refinamiento y realismo. Paisajes urbanos surgidos de nuestra realidad, una pintura viva con detalles evanescentes que llega a poner poesía en el asfalto.

Vive en San Sebastián. Tiene por costumbre trabajar sobre lo que tiene ante sus ojos. La vida real, paisajes que existen en nuestro entorno, pero que no miramos como este pintor, que fija con precisión estas instantáneas, lo suficientemente difusas para que todo el mundo sea capaz de moverse por el lienzo.

Cada uno de sus cuadros, nos recuerda un momento, un lugar, nuestras vidas, nuestros recuerdos. La luz esta presente incluso en sus noches, se siente la humedad del ambiente, el olor del hierro o de la ciudad. Lo sonidos que emanan llegan a nuestros oídos. “Escucha qué bien huele” como diría el poeta.


Exposición Kutxa Kultur Hiria, en la sala Kubo (Kursaal)

Exposición Kutxa Kultur Hiria, en la sala Kubo (Kursaal)

En Enero, Juan Berrozpe participó en la Exposición interdisciplinar colectiva "Kutxa Kultur Hiria Kubo". En sus trece años de historia, la Sala Kubo Kutxa se ha caracterizado por montar exposiciones de grandes nombres del arte vasco, español e internacional. De sus paredes han colgado las obras de Chagall, Miró, Mariscal, Giger, Oteiza y Barceló, entre muchos otros, pero ahora, por primera vez, el espacio expositivo abrirá sus puertas a un arte mucho más cercano: el que practican cerca de 80 creadores guipuzcoanos, varios de ellos noveles y aficionados, que hasta el domingo mostrarán sus obras plásticas, sus diseños de moda y sus canciones.


Exposición de Juan Berrozpe en la galería Obre Enea (Anglet)

Exposición de Juan Berrozpe en la galería Obre Enea (Anglet)

Desde diciembre de 2013 hasta enero de 2014, puede visitar la exposición de Juan Berrozpe en la Galería Obre Enea de Anglet.

Galería Obre Enea

26 Avenida de Bayona - 64600 ANGLET (Francia)

Tel.: 06.47.67.32.94


ONCE Euskadi entrega sus VIII Premios Solidarios

ONCE Euskadi entrega sus VIII Premios Solidarios

/ ONCE-Euskadi

El Aquarium donostiarra acogió el acto de entrega de los VIII Premios Solidarios ONCE Euskadi que anualmente se otorgan a aquellas personas físicas, empresas, instituciones o medios de comunicación que se hayan destacado por sus esfuerzos a favor de la integración laboral y social de las personas ciegas, deficientes visuales y con otras discapacidades.

La gala estuvo conducida por la periodista Aloña Velasco, y contó con la participación de diferentes artistas como el bertsolari Andoni Egaña, la rapsoda Daniela Bartolomé, el grupo de hip hop y beatbox Gallinero Al Star & Mufasa King, el guitarrista Edson Goya y el pintor Juan Berrozpe que hicieron conjugar música, palabras e improvisaciones.

Los premiados recogieron la obra "Intuiciones" de Juan Berrozpe.


Juan Berrozpe en Emily's Nook

Juan Berrozpe en Emily's Nook

/ Diariovasco.com

El artista donostiarra Juan Berrozpe (Donostia, 1968), profesor del Club de Arte Catalina de Erauso, sigue interesado por el relismo urbano, como lo muestran, los trabajos que exhibe estos días en Emily's Nook de San Sebastián. Tras el gran éxito de crítica, público y ventas obtenido en Ikusi Arte de Vitoria en diciembre, ahora exhibe su obras en la calle Ramón y Cajal de Gros. Son trabajos de un realismo oscuro, resultado de su estancia en Berlín, Chicago y Nueva York. Son casi fotografías envueltas en ocres y negros o en las luces de la noche al alba.


Paisajes urbanos nocturnos

Paisajes urbanos nocturnos

/ Edorta Kortadi - Deia

EL pintor Juan Berrozpe (Donostia, 1968), vuelve a exponer paisajes urbanos nocturnos, interiores de comercios y algunos repertorios zoomorfos de canes en el Comercio Emylis Nook del barrio donostiarra de Gros. Y su pintura sigue poco a poco consolidándose tanto en sus repertorios formales como ideológicos. La presencia del azul cielo en buena parte de sus paisajes, los amplios brochazos en algunas superficies del lienzo y una pincelada cada vez más libre y más suelta siguen atrapando las luces nocturnas de ciudades y puertos como San Sebastián, Astigarraga, Pasajes, Berlín, y Brooklyn. Arquitecturas, calles, coches, barcos y personas, trazadas en negros y ocres e iluminadas por las luces nocturnas de neones, pilotos o naturales del alba configuran unos repertorios que también han sido desarrollados en el foco vizcaino por Iñaki Bilbao, o en el panorama estatal por otros pintores.

Pero Berrozpe insiste en la oscuridad de la ciudad, sus calles, sus coches y sus arquitecturas, sus espacios vacíos y casi la nada en muchos de ellos, para mostrar la soledad, la fuerza, el misterio, y la belleza de la noche y de los espacios urbanos. Se apagan las luces naturales pero se encienden los fuegos de la ciudad demoníaca y casi borrada.

Y es entonces cuando el pintor plasma esas estampas maduras de Día tranquilo y Llegando a casa, con los coches en el callejón, o el mundo urbano de arquitecturas y calles con coches rodando, en perfiles negros y rabiosas luces azules. O ese potente Astigarraga en azules, o ese Gran nocturno, en el que derrocha la magia de la noche. Interesantes resultan también sus paisajes del Puerto de Pasajes, con buques y barcos anclados en el perfil de la noche o el alba. Y también sus técnicas mixtas aplicadas sobre papel, a captar escaleras con personas de ciudades como Berlín y Brooklin, y que resultan obras más personalizadas.

Sus temas caninos, más cercanos a la soledad y el grito de Bacón están cargados de rabia y de fiereza, llenos de agresividad y de fuerza, y están también muy bien resueltos.


Entrevista a Juan Berrozpe en el programa "Desde la colina" de Radio Vitoria

/ Isabel Irigoyen (Radio Vitoria - EITB.com)

Isabel Irigoyen entrevista a Juan Berrozpe en su programa "Desde la colina", acerca de su exposición en la galería Ikusiarte de Vitoria. Puedes escuchar el programa completo pinchando en el enlace de abajo. Si sólo quieres escuchar la entrevista, ésta comienza en el minuto 18:54 del programa.


El realismo urbano de Juan Berrozpe

El realismo urbano de Juan Berrozpe

/ Edorta Kortadi - Deia

Casi podríamos decir, que desde sus inicios en la pintura, a Juan Berrozpe (Donostia, 1968), ganador de varios premios, y profesor del Club de Arte Catalina de Erauso, le ha interesado el realismo urbano, un realismo oscuro, bronco, casi fotográfico, ése que lo envuelve todo en ocres-negros, y en luces de noche y del alba, en ese realismo cercano a las grandes metrópolis y a los callejones apartados, como ése del Apeadero de Gros, tan silente y misterioso, que él tan bien ha plasmado, y que ahora expone en Emilys Nook de Donostia.

Y es que a la noche, nada es lo que es, sino lo que podemos imaginarnos. Es, y no es, como diría Malraux, es esto y lo contrario. A Berrozpe le interesan el juego de la oscuridad y las arquitecturas, los coches y las personas, y como en la novela negra, se juega con las luces de los coches, con los neones publicitarios, con los reflejos del alba. Y en el claroscuro, y en el juego con las planimetrías amplias, profundas, caballeras, esquinadas, Berrozpe lo hace bien, y logra plasmar calles al atardecer de Gasteiz, Chicago, Astigarraga, soportales, estaciones y apeaderos y gasolineras de Donostia, y Amsterdam, y encuadrar paisajes urbanos e industriales de Pasajes, y Donostia, con fuerza y con alma. A nosotros personalmente nos han interesado de modo especial su Apeadero y Gasolinera de Gros, y su Amanecer blanco.

Pero no menos interesantes, resultan su Taller de Egia, lleno de atrevidas planimetrías, la pieza más interesantes de la muestra, y sus temas de perros en entornos planos ocres-naranjas. Las medias tintas, la pintura aguarrentosa, logra efectos notables e interesantes.

Ciertamente la pintura de Berrozpe se va consolidando poco a poco, en este género de pintura negra, nocturna, bronca, a la que ha ido añadiendo y aclarando con gamas más frías y luminosas, que no vienen nada mal a su pintura, y que la pueden hacer evolucionar hacia una pintura más diurna y luminosa.

El diseño de collages de ciudades y temas arquitectónicos, que se mueven en la misma onda que su pintura, resultan más decorativos y fríos, aunque poseen su propia autonomía y gracia.


Un buen pintor de pintura al aire libre debe tener oficio y pillería

Un buen pintor de pintura al aire libre debe tener oficio y pillería

/ Begoña del Teso - Diariovasco.com

Juan Berrozpe, 60 premios de pintura al aire libre en su palmarés. Ganó el Memorial Julián Ugarte de pintura al aire libre de Zarautz. Y expuso hace un tiempo en la casa de Víctor Hugo en Pasai Donibane. Vive en Munto, no lejos de donde lo hacía de chico que era en Gurutze. Pero el taller, la ikastola de su hija y sus bares preferidos (La Taberna, tan jazzera ella) están en Egia. Tira de furgo para vacacionar y para pintar. Es licenciado.

- ¿Me dejas publicar lo del premio que te dieron en Almansa?

Claro. Sucedió tal como lo vamos a contar. Con todos mis respetos porque mis compañeros y rivales son gente de categoría y pintores de primera aunque los que tienen carrera nos llamen 'pintureros' y no pintores, los que andamos de lleno en esto de la pintura rápida y al aire libre tenemos un toque de buscavidas, de buhoneros y de aquellos personajes de la película de Fernando Fernán Gómez... ¿cómo era?

- '¿Viaje a ninguna parte?'

Esa. Somos auténticos cómicos de la legua. Tenemos mucho oficio y debemos usar maña y pillería.

- Esto promete. Empecemos: habíais ido tu chica, vuestra hija y tú en la furgo a visitar a tus padres en su casa de Alicante...

Sol, sol y más sol. Una luz magnífica pero completamente distinta a la nuestra, a la del sirimiri , las brumas y el óxido. No me extraña que Sorolla, el gran valenciano, confesase que se sentía casi incapaz de pintar nuestros verdes... Nos habíamos quedado sin blanca. No nos apetecía pedirle dinero a la familia. De pronto me di cuenta que pasábamos, en el viaje de vuelta, por Almansa.

- Provincia de Albacete, industria zapatera, fiestas de moros y cristianos, La ruta de la lana...

Y, no lo olvides, un soberbio concurso de pintura al aire libre que ya va por su novena edición. No creas, hay certámenes en los que el ganador se embolsa 6.000 euros y un accésit puede representarte... 1.500.

- No me digas que paraste, sacaste los trastos de pintar y probaste fortuna para llenar el bolsillo.

¿Se te habría ocurrido a tí algo mejor ? Estabamos pelados.

-Vale. La cuestión es: ¿ganaste?

Un accésit, ¡1.500 euros! Te los entregan en un cheque gigante. Yo me fui con él donde mis padres. A que me lo cambiasen. Necesitábamos dinero contante y sonante. Aceptaron.

- Glorioso. Así que de presentarse a concursos se puede vivir.

Si eres bueno y ganas, sí. Pero ser bueno cuesta. Cuesta mucho. Recuerdo que del primero salí derrotado y humillado. Me había comentado un amigo cómo era esta historia. Pintabas durante la mañana en un lienzo en blanco que la organización había sellado previamente. Luego, en la mayoría de los sitios, se montaba una comida popular en la que te lo pasabas de fábula hablando con unos y otros. Después de comer, el jurado hacía pública su decisión. Me pareció un planazo y me apunté. Pero me equivoqué en una cosa: fui de 'sobrao'.

- Elabora más eso de 'sobrao'.

Coñ... ¿cómo no iba a ser yo mejor que los demás si tenía el título de Bellas Artes y había estado becado en Arteleku en los talleres de Juan Genovés, poseía un perfecto discurso sobre mi obra y sabía que el origen de esos concursos al aire libre estaba en quién y en los impresionistas franceses, los primeros que salieron al campo a pintar?

- ¿Y tanta sabiduría no te sirvió?

Para menos que nada. Cuando fui a entregar el cuadro y ví los que habían hecho los demás se me cayó el alma a los pies. ¡Qué calidad! ¡qué oficio! ¡qué arte! Me agarré tal cabreo que ni presenté el mío y me fui hasta sin comer. Decidí que tenía que aprender a pintar como ellos. Me pasé muchos concursos mirándoles. Fisgando. Casi espiándoles. Descubrí cómo utilizaban los barnices holandeses, cómo usaban polvo de mármol para insinuar texturas que secaban rápido. Vi que muchos empleaban una fórmula ya preconcebida y otros combinaban fórmula e intuición aprovechando el contexto.

- ¡Guau! Y así el licenciado humillado ha ganado 60 concursos.... Cuéntame ahora el truco del café en el bar del pueblo.

Mujer... hay que coger referencias. Te levantas pronto y te vas al bar. El dueño te pregunta si has venido por lo del concurso. Respondes que sí y le dices que estabas pensando en pintar la iglesia. Él te responde que muy bien, que la iglesia la pintan mucho y el año pasado ganó uno que así lo hizo. Entonces tú sabes inmediatamente que debes buscar otro objetivo si quieres triunfar.

-¿Eso les enseñas a tus alumnos del Club de Arte Catalina de Erauso del que eres vicepresidente?

Mejor aún: les advierto que la pintura te absorbe pero no te relaja. Pintar es pura tensión. Mental y física.